Abogado chileno, litigante, defensor y colegiado. Demócrata, reformista y popular. Mail: andresretamales@yahoo.com. WhatsApp: +569 9755 7091. Facebook: https://www.facebook.com/abogadoandresretamales

lunes, 26 de septiembre de 2016

Las víctimas de la delincuencia merecen seguridad, justicia y reparación.


Las víctimas de la delincuencia merecen seguridad, justicia y reparación.
En Chile la víctima se encuentra en una posición jurídica desmejorada en relación con su seguridad, justicia y reparación. Y no se trata de victimismo o búsqueda de venganza. Al respecto planteo tres ideas:
1- Seguridad
En materia de seguridad, la primera obligación del estado es dar seguridad a los ciudadanos. Es una tarea esencial del Estado. Pero en Chile esta tarea no se cumple adecuadamente, ya que son altas las tasas de victimización, re victimización, cifra negra de la delincuencia, de escaso control de medidas cautelares y de control penitenciario. Y el problema se dificulta aún más si se considera que la seguridad es un bien intangible.
2- Justicia
Las víctimas de delitos merecen tutela judicial efectiva, tanto en la investigación penal como en la defensa judicial.
Con relación a la investigación de los delitos, el ministerio público no es un abogado de las víctimas. Así lo recuerdan periódicamente desde la fiscalía e incluso recalcan su carácter de órgano constitucionalmente autónomo. Existen muchas causas que pasan al archivo provisional sin entregar explicación. El Ministerio Público dispone de mucha discrecionalidad para las salidas alternativas (archivo provisional, principio de oportunidad, no iniciar la persecución o abandonar la iniciada, suspensión condicional del procedimiento, facultad de no perseverar). Hay casos en que ni siquiera contactan a la víctima para las salidas alternativas.
En relación con la defensa judicial se requiere una Defensoría penal de las víctimas. Es necesaria esta defensoría, especialmente gratuita para víctimas de escasos recursos, considerando que los intereses de la víctima pueden no coincidir con los de la Fiscalía. La defensoría penal de víctimas velaría por los fines de la víctima, que no necesariamente coinciden con los intereses generales. Se requiere un abogado para la víctima especialmente para ejercer el derecho a querellarse, acusar, forzar la acusación en caso que el Ministerio Público no lo haga, y a defenderse durante el juicio oral. Ha sido tal su carencia que las víctimas ya se organizan. Así ha ocurrido en muchos municipios donde existe la defensoría comunal de víctimas. No basta con los derechos a ser atendido y escuchado por el fiscal, sino que se exige participar en diligencias del procedimiento.
3- Reparación
Se necesita justicia restaurativa para las víctimas, una reparación civil y ciudadana.
Reparación civil. Es necesario un seguro para las víctimas de la delincuencia, y que el Estado o las aseguradoras ejerzan las acciones contra los civilmente responsables.
Finalmente, es necesaria una reparación ciudadana. Las víctimas son ciudadanos con derechos. Merecen no un trato asistencial o paternalista del Estado, sino justicia efectiva. Ser reivindicados de su condición de vencidos. En definitiva, el problema de las políticas de justicia no debe ser solo de recursos, también de dignidad de la víctima, la cual es un sujeto de derechos igual que el justiciable.

http://disq.us/p/1c7yjcs